¿Por qué soy feminista radical?

Por: Izchel de la Ciudad de México

Mi respuesta a la pregunta :

Para buscar contestar esta compleja pregunta me toca iniciar este texto diciendo que durante muchos años de mi vida sin saberlo fui o me identificaba con las ideas de una feminista liberal; la primera causa era que no contaba con información amplia y no había leído todavía teoría feminista de manera amplia, simplemente me consideraba una feminista por creer que las mujeres merecíamos una vida más digna y justa y ese fue mi primer acercamiento al feminismo.  

No sabía que había varias corrientes dentro del feminismo y no conocía definitivamente el feminismo radical, mi referente de entrada al movimiento fue mi madre que se educó en la corriente de Martha Lamas y afines, por que fue lo que aprendió en la UNAM cuando estudió su especialidad en sexo, genero y sexualidad allá por los finales de los noventas, y esta era la corriente que había permeado la academia mexicana, fue mi mamá la primera en decirme lo que era un legrado y porqué había que luchar por su legalización en el entonces Distrito Federal, fue la primera en contarme que era una persona transgénero y transexual y como había que dirigirse correctamente a las personas que no se identificaban con el sexo con el que nacieron. Así por más de diez años de mi vida yo nunca puse en duda estos principios y los asumí como si fueran el estándar feminista. 

También creía en la regulación, y creía en la regulación porque pensaba que era la única forma de humanizar y proteger a todas las mujeres explotadas sexualmente. Recuerdo también en mi adolescencia mirar todas las noches con mis padres Sex and the City y que les parecía muy de vanguardia la liberación sexual de las mujeres de New York. Sentarme con mi padre a ver documentales del regulacionismo en Europa y escucharlo decir que era una desgracia que en México fuéramos tan mochos como para no tener maravillosos burdeles para que hombres discapacitados disfrutaran de su sexualidad. Como muchas soy hija del nacho progre noventero de izquierda que escuchaba caifanes y creía que el porno y la prostitución eran parte de la libertad sexual.  

¿Por qué les cuento mi proceso tan intimo y personal de vida y  feminista? Porque creo que  detalles menos, detalles más, este es el proceso de miles  de mujeres que hoy en el feminismo radical encontramos el único lugar teórico, político, colectivo y organizacional capaz de continuar dando una batalla frontal al patriarcado, el patriarcado con su rebranding, el patriarcado con brillantina arcoíris, el patriarcado que proclama la explotación de nuestros cuerpos para procurar el derecho de alguien más, el patriarcado que regresa para decirnos que seamos incubadoras esta vez por solidaridad, que seamos aliadas de hombres que sufren más que nosotras y que nos merecemos la amenaza de muerte por incorrectas. 

Mi proceso que es el de muchas, es el proceso de abandonar las creencias de las y los liberales sexuales para incluirte en la única corriente teórica que te permite reivindicarte afuera de ser un objeto y una mercancía, así como ponerte primero como sujeta política.  

Volviendo a la narrativa, para mí el momento explosión, de completa ruptura con el liberalismo sexual, fue un artículo autobiográfico de una víctima de trata en Europa, que destrozo completamente mis ideas de regulacionismo, yo me entere, me enamore, y me transforme de teoría radical por el abolicionismo, fue la empatía que siempre he sentido por las mujeres en situación de prostitución, al darme cuenta que en estos supuestos países de avanzadas las mujeres eran victimas de trata y sometidas a torturas sexuales, y que la sociedad lo miraba como una diversión más a la que se tenía derecho por parte de los hombres. En el momento en que me di cuenta que la regulación de la explotación sexual no era en ningún lugar del mundo un camino para que las mujeres pobres pudieran vivir una vida más digna y que este precepto de trabajo sexual que me habían vendido durante años no existía más que en la mente de personas privilegiadas, inicie un viaje de acercarme a las mujeres y a la historia de las mujeres que luchan contra la trata y que son abolicionistas y que se consideran radicales incluso sin que ellas se auto etiqueten. Luchadoras mexicanas y latinoamericanas a quienes considero mis ejemplos y referentes por su trayectoria de vida.  

Gracias a esta causa pude conocer la teoría feminista de la ola que se consideró posteriormente como radical, que en mis palabras es el feminismo revolucionario, es el feminismo que teóricamente si proporciona las herramientas políticas para cambiar la realidad de manera colectiva y aborda la lucha de clases.  

Durante este proceso de cuestionamientos, el último al que me aproxime a desafiar fue la identidad de género, porque como antes establecí yo crecí siendo creyente de la misma, mi padre me sentó a ver “Mi vida en rosa” a los nueve años de edad y desde ahí hasta mi vida adulta jamás puse en discusión que había niñas y niños que nacían en cuerpos equivocados. 

La primera vez que un persona me dijo transfóbica me dolió, y me dolió en mi pasado porque no podía entender como por opinar que no creía justa la competencia deportiva con mujeres trans se me acusara de odiar a un sector de la población que crecí amando. Pensé dentro de mí,  yo no odio a las personas trans pero no puedo callarme cuando algo es injusto para nosotras. 

Hoy en día ya no me duele la etiqueta de TERF, desde mi punto de vista, el movimiento del cual viene a mí no me representa y tal vez nunca me representó desde que nací, ni defiende mis derechos, ni defiende mis espacios, me niego a ser borrada como mujer, me niego a ser silenciada, me niego a ser amenazada y cancelada por opinar de temas que en todo el mundo hoy se están discutiendo, porque las leyes de identidad de género han traído consecuencias directas para las mujeres pobres y racializadas, como ha sucedido en Canadá, y me niego rotundamente a que nos llamen privilegiadas.  

“Me niego abandonar a mis verdaderas aliadas por miedo a ser etiquetada o marcada, me siento llamada a alzar la voz por las infancias que en nombre del liberalismo sexual, crecen llenas de estereotipos y sexualización”.

Mi viaje no ha terminado va iniciando y mi lucha que se une a la de las mujeres del mundo que siguen viviendo sin dignidad y sin justicia oprimidas por un sistema patriarcal al que el liberalismo sexual solamente ha logrado actualizar, quiero cerrar con un mensaje para las mujeres que se hacen llamar feministas liberales, te abrazo y tu no eres mi enemiga, te respeto, yo también vengo de ahí y si hay conceptos en los que nos podemos encontrar en coincidencia. Sé que las ideas tienen un origen, un tiempo y un contexto histórico, espero que algún día te pueda recibir de este lado, y espero con todo mi corazón ser parte del  proceso que hoy estás gestando.  

Irlanda del Norte despenaliza el aborto y legaliza matrimonio igualitario / Foto: Twitter

Irlanda del Norte despenaliza el aborto y legaliza matrimonio igualitario

El aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo fueron legalizados este martes 22 de octubre en Irlanda del Norte, por decisión del Parlamento británico, a pesar de un último intento de los miembros de la Asamblea regional norirlandesa de anular la legislación de Westminster .

De acuerdo con la nueva legislación, las mujeres que buscan acceso al aborto en Irlanda del Norte no serán procesadas, las investigaciones de abortos ilegales ya no serán perseguidas y los enjuiciamientos actualmente en curso se suspenderán.

Según la nueva legislación, presentada por Westminster en julio, el matrimonio entre personas del mismo sexo también se está legalizando, y las personas que sufrieron lesiones físicas o psicológicas graves recibirán pensiones anuales.

Irlanda tiene que acatar la legislación

Sin ejecutivo regional desde enero de 2017 a raíz de un escándalo político-financiero, la provincia de Irlanda del Norte tiene a todas sus instituciones autónomas paralizadas y sus asuntos corrientes son gestionados desde Londres.

Los diputados británicos de Westminster aprobaron en julio pasado enmiendas destinadas extender a la provincia el derecho al aborto y el matrimonio homosexual si no se formaba un gobierno antes del 21 de octubre, por lo que los cambios entraron en vigor a la medianoche de Belfast.

Te puede interesar:

¿Qué significa que se haya despenalizado el aborto en Oaxaca? / Foto de twitter

¿Qué significa que se haya despenalizado el aborto en Oaxaca?

Por Sandy Choreño

@Efecto Violeta-Migración afectiva

El día de ayer, se aprobó en la Cámara de diputados local, reformas a diversos artículos del Código Penal cuyo fin es despenalizar el aborto antes de las 12 semanas de gestación. Esto, en términos llanos, significa que no se podrá encarcelar a las mujeres en el Estado de Oaxaca por interrumpir su embarazo sin importar los motivos que los lleven a ello.

Sin embargo, me gustaría ahondar sobre qué es lo que representa, en una sociedad como la nuestra, un cambio de este tipo. Porque, una podría pensar que las y los diputados que votaron a favor entraron en razón por medio de una varita mágica y les “concedieron” el derecho de decidir sobre sus cuerpos a las mujeres oaxaqueñas. Pero no, esta discusión llevó años de confrontación entre las personas que defienden al óvulo desde su fecundación y las dicen que la persona se forma hasta la semana 13.

Una reforma así, ha significado años y años de convencer a muchos sectores de la sociedad, de que:

  1. Las mujeres podemos tomar decisiones para que nuestra vida e intereses no se vean afectados, y que
  2. No somos máquinas obligadas a parir hijos o hijas no deseados.

Una reforma así, protege a las mujeres y niñas más pobres y vulnerables de Oaxaca. Significa que tendrán la oportunidad de no tener hijos/as de sus violadores, y que podrán tener la libertad de cortar los ciclos de violencia que se repiten de generación en generación.

Significa que las mujeres que ayudan a otras a abortar, nunca más deberán estar en la sombra preocupándose y gastando su dinero para ayudar a otra a librarse de ese destino maldito que la sociedad patriarcal le quiere imponer.

Significa que se ha hecho un trabajo quirúrgico en ese Congreso. Los 24 votos a favor que permitieron el cambio a la ley, costaron sudor y lágrimas de muchas mujeres, persuadiendo a las y los tomadores de decisiones de votar de la forma que lo hicieron. Insisto en que se nota el trabajo de las organizaciones civiles y de las feministas, porque quienes debatían usaban palabras como: violencia, discriminación, estigmas, estereotipos, libertad, autodeterminación, derechos, y todas esas palabras que sólo se escuchan en las pláticas de mujeres y que solo nosotras sufrimos a diario y sabemos qué implican.

Significa que nunca morirá ninguna otra mujer por interrumpir un embarazo, que nunca más seremos víctimas de charlatanes y cobardes que se esconden tras clínicas clandestinas.

Significa que las mujeres somos reconocidas como seres humanos con derechos reproductivos, capaces de discernir sobre la viabilidad de ser madres o no.

Es por eso que el asunto no es menor. Detrás de eso hay muchas muertas, muchas mujeres encarceladas injustamente, muchas víctimas del sistema de justicia patriarcal que a diario nos repetía que hasta un óvulo fecundado estaba por encima de nosotras.

Cabe aclarar, que esta reforma no avala que los hospitales locales te practiquen un aborto gratuito; únicamente no te criminalizarán por hacerlo.

  • DATO: Desde el 2007 hasta el 2019 se han realizado 214,165 abortos en la Ciudad de México, sin que las mujeres hayan sufrido ningún tipo de consecuencia. Es decir, hay 99.9% de eficiencia en esta política pública -como ninguna otra- aplicada en la CDMX.

Ni más, ni menos.

Te puede interesar:

Oaxaca hace historia, se convierte en la segunda entidad en despenalizar aborto / Foto: Cimac Noticias

Oaxaca hace historia, se convierte en la segunda entidad en despenalizar aborto

Oaxaca, Oax. Con 24 votos a favor y 10 en contra, este día el congreso de Oaxaca aprobó una reforma al Código Penal para despenalizar el aborto hasta antes de la semana 12 de gestación, con lo que el estado se convierte en la segunda entidad del país en garantizar este derecho para las mujeres.

Las y los legisladores que votaron a favor fueron Elima Antonio Aquino, Leticia Collado Soto, Saúl Cruz Jiménez, Mauro Cruz Sánchez, Othón Cuevas Córdova, Elena Cuevas Hernández, Noé Doroteo Castillejos, Karina Espino Cuevas, Migdalia Espinoza Manuel, Laura Estrada Mauro, Elizabeth Guzmán Díaz, Inés Leal Paez Magaly López Domínguez.

Así como Rocío Machuca Rojas, Pavel Meléndez Cruz, César Morales Niño, Gloria Sánchez López, Aleida Serrano Rosado, Luis Silva Romo, Griselda Sosa Vázquez, Horacio Sosa Villavicencio, Timoteo Vázquez Arango, Elisa Zepeda Lagunas.

Tras la votación, los grupos feministas integradas en la colectiva Marea Verde Oaxaca, estallaron en aplausos y consignas, mientras tanto los grupos religiosos y provida, acusaron de asesinos a los diputados y diputadas que votaron por la reforma al Código Penal.

CIMACFoto: Citlalli López Velázquez

Cabe recordar que en septiembre de 2009, el congreso local modificó el artículo 12 de su constitución local para “proteger la vida desde la fecundación” con lo que las mujeres que interrumpieran su embarazo serían criminalizadas. La medida causó que desde abril de 2007, cuando la Ciudad de México despenalizó el aborto hasta las 12 semanas de gestación, al 25 de julio de 2019, 369 oaxaqueñas acudieran a la Ciudad de México para interrumpir un embarazo, de acuerdo con datos de la Secretaría de salud de la Ciudad de México.

Con información de Cimac Noticias

Te puede interesar:

Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y Aborto Autogestivo

Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y Aborto Autogestivo

Por Ana Elena Contreras

“Si una mujer no tiene derecho a su cuerpo, entonces ¿a qué tiene derecho?

Si las mujeres no son dueñas de sus cuerpos, entonces ¿de qué son dueñas?”

Graciela Hierro.

En casi todos los estados de la república mexicana prevalecen legislaciones restrictivas en relación al aborto, caso contrario de lo que ocurre en la Ciudad de México, donde desde hace doce años se despenalizó la interrupción del embarazo a raíz de la recomendación del Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés): “Armonice las leyes federales y estatales relativas al aborto a fin de eliminar los obstáculos que enfrentan las mujeres que deseen interrumpir un embarazo de forma legal y amplíe también el acceso al aborto legal teniendo en cuenta la reforma constitucional en materia de derechos humanos y la recomendación general núm.24 del Comité”, razón por la cual, miles de mujeres del país deben de trasladarse a la Ciudad de México para acceder a la Interrupción Legal de Embarazo (ILE), en donde el aborto es legal hasta las 12 semanas de gestación.

Según el portal de la Secretaría de Salud de la CDMX, de abril del 2017 a mayo del 2018 se han realizado 196 mil 178 abortos en total, de los cuales 137 mil 903 abortos realizados fueron practicados a usuarias de la Ciudad de México, y el resto, que suma un total de 58 mil 275, se practicaron a usuarias de otros estados de la república. Dichas cifras dejan en claro la demanda de las mujeres, la vulneración a sus derechos humanos sexuales y  reproductivos, así como el incumplimiento del Estado de seguir la recomendación de la CEDAW debido a una negativa puritana, moralina y sumamente machista que vulnera los derechos de las mujeres y que pone en riesgo sus vidas.

Estigma y violación de los Derechos Humanos de las mujeres

El aborto es un evento reproductivo de las mujeres, sucede todos los días, ha sucedido desde tiempos inmemorables y continuará sucediendo. Aunque la sociedad conservadora, patriarcal y de doble moral siga intentando ocultar este hecho, y sobretodo culpando y estigmatizando a las mujeres por un acontecimiento que es su derecho, el movimiento feminista continuará trabajando por el reconocimiento pleno del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

¿Las leyes son patriarcales? Las feministas señalan la manera en que la legislación está diseñada para perseguir y sancionar a las mujeres, nunca a los hombres, tal vez porque los señores legisladores piensan que cada uno de esos embarazos fueron concebidos con intervención divina y no por la intervención de otro hombre.

Sin importar las razones, ni los motivos, la iglesia y los grupos pro-vida no tienen descanso en sus campañas satanizadoras y de manipulación, algo que se traduce en un peligro para la vida de miles de mujeres en nuestro país. Puesto que esta negativa a garantizar el acceso a la interrupción del embarazo, representa un serio problema de salud pública y vulnera a las mujeres más precarizadas del país, incluso, logra poner en riesgo la vida, es decir, un claro ejemplo de violencia feminicida. Un caso emblemático de esta violencia machista es el de Reina Panzo, originaria de Zongolica, Veracruz, quien tuvo un aborto espontáneo y fue detenida por las autoridades tras ser acusada por el delito de “homicidio doloso”, sentenciada a 35 años de cárcel, en un proceso lleno de irregularidades e inconsistencias. Tras estar encarcelada 11 años y cinco meses fue liberada por falta de pruebas.

La negación de un derecho, un peligro de muerte permanente

La Cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la UNAM, en el informe “El acceso a la justicia y al aborto legal: exigencias del Comité CEDAW a México 2015″, expone que la tasa de mortandad nacional se mantuvo del 2012 al 2014 con un número de 3.5 muertes por abortos inseguros, siendo el año 2011 el que más muertes tuvo, con un total de 140 muertes por abortos inseguros a nivel nacional.

Es posible cambiar el panorama de los abortos clandestino y prevenir casi todos los casos de muerte a consecuencia de un aborto mediante la educación sexual, el uso de métodos anticonceptivos eficaces y la práctica de un aborto legal, seguro y gratuito. Derechos que debe garantizar el Estado.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres con embarazos no deseados (incluidas las adolescentes) ven obstaculizado el acceso al aborto seguro debido a la legislación restrictiva, poca disponibilidad de servicios, costos elevados, estigmatización, objeción de conciencia de personal sanitario y suministros de información engañosa, por mencionar algunos ejemplos.

El derecho de las mujeres para decidir sobre su cuerpo.

Amnistía Internacional lanzó una campaña en el 2018 con el hashtag #MiCuerpoMisDerechos, la cual ha permanecido como exigencia en las voces de las mujeres y feministas para defender su derecho a decidir sobre sus cuerpos. Ya que se hace evidente que el Estado cuestiona el derecho de las mujeres a expresar su sexualidad y a tomar decisiones sobre sus cuerpos.

Las mujeres y feministas ante la sistemática vulneración a sus derechos sexuales y derechos reproductivos, decidieron que si el Estado niega los derechos que les corresponden, ellas se apropiarían de los mismos. Es así como surgen grupos de Aborto Autogestivo, por ejemplo, Misovarias AAA (Acompañamiento al Aborto Autogestivo), quienes desde hace más de dos años han realizado cientos de acompañamientos a quienes lo necesitan a nivel nacional. Aquí algunas de sus integrantes, quienes nos comparten sus experiencias, conocimientos, complicidades y el posicionamiento político ante esta problemática:

Alma Osiris, una de sus fundadoras, indica que “el acompañamiento cercano, presencial y sensible, es un universo que brinda la posibilidad de generar nuevas rutas de acción desde quienes  acompañan el aborto. Personalmente, no es mi prioridad pedir permiso al Estado para abortar. Los derechos también se ejercen desde la ilegalidad. Y en esta realidad estamos muchas personas abortando. La ilegalidad vislumbra muchas realidades desde donde se pueden construir actos sororales.”  

Lilia Oliva considera que una de las problemáticas que continúan persistiendo y que son de las principales razones de la existencia de éste tipo de redes es “la satanización del aborto y el juicio a las mujeres que se atreven a realizarlo. Grupos como MisOvarias deben permanecer hasta que se logre que el aborto no sea visto como un problema, hasta que toda mujer sepa cómo llevarlo a cabo de manera segura, hasta que la mirada sea una y la mujer en verdad sea dueña de su cuerpo”

Para Mariana Roa hablar de la satisfacción de este trabajo sororo y gratuito es fundamental, la red le ha ayudado a darse cuenta que acompañar abortos es algo que toma relativamente poco esfuerzo, pero puede crear una gran diferencia. ”Es un trabajo constante que es parte de mi vida, es sustentable, y tiene efectos muy tangibles. He aprendido mucho sobre el cuerpo, las emociones, y el sistema legal en relación a nuestra sexualidad y reproducción.”

Ante esta problemática, señaló que Misovarias AAA no son las únicas abortistas insumisas y subversivas, las redes sociales están inundadas de mujeres en resistencia, que se están apropiando del derecho a decidir sobre sus cuerpos. Retomo las palabras de Alma Osiris: “los derechos también se ejercen desde la ilegalidad”, y agregó que las feministas no dejaremos de abortar ni dejaremos de acompañar a otras mujeres a abortar, sin importar distancias ni circunstancias,nosotras seguiremos abortando en libertad.

¡#Prepárate para el #28s Tenemos pañuelos en apoyo a los #derechos#sexuales y reproductivos de las #mujeres! Informes por inbox en nuestra página de facebook @lasdelaquelarre.feministas. Pregunta por nuestra oferta.

Ana Elena Contreras, es abogada, feminista y activista por los derechos humanos de las mujeres. Es miembra de la Colectiva Las del Aquelarre Feminista. Fue analista de Políticas públicas para Secretaría Ejecutiva del Mecanismo de Seguimiento y Evaluación del Programa de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Analista Jurídica para la misma Secretaría en el proyecto de Estudio del enfoque de DDHH del trabajo de la XVI legislatura de la ALDF, y Coordinadora de Espacios de Participación, donde facilitó tres espacios: el de Derechos de las Mujeres, Derechos de las Personas Víctimas de Trata y formas de explotación, y el de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. IMPORTANTE: todas las opiniones (incendiarias) aquí vertidas, son a título personal, no representa en absoluto una postura institucional, ni está relacionada con su vida laboral.

Te puede interesar: